El abogado y la silla eléctrica

El abogado a su defendido:

- Lo siento mucho, pero ya no sé qué decir para librarlo de la silla eléctrica.

- ¿Por qué no dice la verdad? ¿Por qué no dice que fue usted?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada