Final del Mundial

En la final del Mundial, un hombre está sentado en las gradas viendo el partido. Junto a él, un asiento vacío. Otro aficionado se le acerca y le pregunta:

- ¿Este asiento está ocupado?

- No. Era de mi esposa, pero como ha muerto...

- Vaya, ¿y no ha venido ningún amigo a acompañarle?

- Pues no. Han preferido ir al funeral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada