Café cargado

Llega un lepero a un bar con una viga en el hombro y pide un café. Se lo bebe, lo paga y se va. Esta operación la repite durante varios días y ya un camarero no aguanta la curiosidad y le pregunta:

- Oiga ¿por qué viene usted a tomarse el café con una viga en el hombro?

- Es que el médico me ha dicho que tome el café cargado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada