El Mercedes

Un lepero se apuesta con unos amigos que su Mercedes es capaz de ir a Barcelona en dos horas.

Los amigos aceptan la apuesta y en las dos horas prometidas, el lepero llama desde Barcelona y dice que va para allá de vuelta.

Pero pasan los días ... las semanas ... los meses y no aparece.

Tras tres meses aparece y los amigos le preguntan:

- ¿Por qué has tardado tanto?

Y el otro contesta:
- A ver si os creeis que mi coche corre igual palante que patrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada